viernes, 23 de marzo de 2012

Lo Que Es y Lo Que No Es Legalismo

Por Jason Dulle. © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2012.


Hay diferentes aspectos o manifestaciones de legalismo. Las siguientes son las más notables:

1. Una confianza en nuestras propias acciones creyendo que con ellas merecemos la gracia de Dios, en lugar de confiar en el nombre de Jesús y su obra en el Calvario.

2. Intentar establecer una relación con Dios basada en las obras, en lugar de basarla en la fe (una extensión del punto anterior).

3. Confundir las convicciones/persuasiones personales con los mandamientos bíblicos, atribuyendo la misma autoridad para ambas categorías.

4. Imponer normas morales extra-bíblicas sobre los demás cristianos (una extensión del punto 3).

La diferencia entre las formas No. 3 y 4 de legalismo, se podría resumir como "privado vs. público". La forma No. 3 de legalismo, es cuando uno está personalmente confundido y no es capaz de distinguir la diferencia entre los mandamientos bíblicos y las convicciones/persuasiones personales. La forma No. 4 de legalismo es una extensión de la tercera, que se manifiesta cuando el individuo que padece la forma No. 3, convierte su confusión personal en un mandamiento público, exigiendo a todos los santos que están dentro de su autoridad/influencia que cumplan con sus normas extra-bíblicas.

Ejemplos de Legalismo

Algunos de nosotros estamos familiarizados con el famoso cómic de Jeff Foxworthy. Mientras que él tiene su famosa prueba de palurda ("usted podría ser un palurdo, si..."), yo tengo mi no tan conocida prueba de legalismo ("usted podría ser un legalista, si..."). Estas son algunas ilustraciones de los cuatro tipos de legalismo mencionados anteriormente.

1. Si usted piensa que debe ser lo suficientemente bueno, o hacer un cierto número de buenas obras para ser salvo y/o mantener su estado de salvación ante Dios... podría ser un legalista. Si cuando usted peca siente que no puede presentarse delante Dios hasta que haya cumplido con algún tipo de período de prueba para recuperar su mérito… usted puede ser un legalista.

2. Si cuando usted piensa en la manera en que Dios lo ve, sólo puede pensar en sus obras buenas o malas, en vez de pensar en su aceptación delante de Dios por medio de Jesucristo... podría ser un legalista.

3. Si usted eleva las tradiciones cristianas (en particular las tradiciones morales) a un estado que las pone a la par con las enseñanzas de la Escritura... usted puede ser un legalista.

4. Si usted requiere que otros vivan de la misma manera como usted lo hace, y sin embargo usted no puede encontrar que dichos comportamientos sean prescritos o prohibidos en la Biblia... podría ser un legalista.

El Legalismo es Una Tendencia Universal de la Humanidad

El legalismo es común a todos nosotros en un grado u otro, ya que este es coherente con la naturaleza humana. Queremos hacer todo lo posible por medio de nosotros mismos, es decir, queremos ser autosuficientes. Incluso esto es evidente en los niños pequeños, que cuando la mamá o el papá tratan de hacer algo por ellos, suelen decir con gran ira y vigor: "¡Yo lo hago! ¡Yo puedo hacerlo!". Los seres humanos queremos tener el control. Es por eso que desde el comienzo el hombre se rebeló contra Dios, no queriendo que Dios sostuviera ese lugar de autoridad sobre nosotros. Así que cuando nos fijamos en las buenas obras, tratamos con ellas como la forma en que podríamos controlar nuestra salvación. Si somos malos perdemos la salvación, si somos buenos nos la ganamos.

Es por eso que es difícil de aceptar por parte de nosotros el mensaje de salvación por la fe en Cristo aparte de las buenas obras. Queremos ser capaces de tener cierto control sobre nuestra salvación, para por así decirlo, hacer algún tipo de contribución. Sin embargo el evangelio dice: "Cristo lo hizo todo y no hay nada más que usted pueda añadir. Usted debe aceptar lo que Cristo hizo por usted, o morirá en sus pecados". Es por eso que en Gálatas 5:3-4, Pablo señaló que si usted confía en sus propias obras (la circuncisión en el caso de los Gálatas) usted no sacará ganancia de la obra de Cristo. Él dijo que aquellos que confiaron en sus obras (la circuncisión) habían caído de la gracia. ¿Por qué?, porque estaban confiados en lo que ellos mismos podían hacer, intentando alcanzar por sus propias obras una recompensa (la salvación), en vez de confiar en lo que Dios hizo por ellos aceptando la salvación como lo que es, un don gratuito e inmerecido de parte de Dios. Las personas con una mentalidad legalista, olvidan que Dios es quien justifica al impío (Romanos 4:5), pensando más bien que ellos deben hacerse a sí mismos santos para entonces lograr que Dios los acepte.

Las obras se oponen a la fe/gracia. (Aquí estoy tomando el significado de “obras”, en el sentido de querer hacer las cosas bien con la idea de que al hacer así ganaremos el favor de Dios, pero no en el sentido de una obediencia a los mandamientos de Dios por un amor hacia Él y en la apreciación de su acto de salvación para nosotros). Las obras son la antítesis de la gracia. Estas son como el agua caliente y el agua fría. Usted puede obtenerlas a ambas del mismo grifo, pero no al mismo tiempo. Si está obteniendo agua fría no puede obtener a la vez agua caliente. Si está obteniendo agua caliente, no puede obtener a la vez agua fría. Del mismo modo, si usted basa su relación con Dios sobre las obras, no puede recibir la gracia. Pero si usted basa su relación con Dios sobre la fe, no hay lugar para las obras. Las obras requieren una recompensa, la gracia no. No podemos ser salvos por nuestras propias obras, porque esta no es la manera en la que el hombre puede apropiarse de la salvación. La salvación solamente es presentada como un don gratuito que proviene de Dios. Usted no puede dar un regalo a alguien que se lo ha ganado (Romanos 4:1-8). Así que cuando usted obra para alcanzar la salvación, Dios no le puede dar la salvación porque esta es gratuita y no es una recompensa por su buen comportamiento. Es por eso que la gracia no puede estar en presencia de las obras. Si usted confía en su propio esfuerzo para alcanzar su justificación delante Dios, usted ha caído de la gracia.

La Obediencia no es Una Obra

A partir de mi renuncia a las obras en el párrafo anterior, muchas personas entienden mal el significado bíblico de "obras". Con demasiada frecuencia en los círculos evangélicos, esto se interpreta en el sentido de "cualquier cosa que nosotros hagamos". Esto no es cierto. Una definición más precisa sería "cualquier cosa que nosotros hagamos para ganar nuestra salvación". La palabra clave es "ganar". Cuando esto se entiende mal, se puede dar lugar a enseñanzas falsas. Por ejemplo, en la Biblia aparece bastante claro que el bautismo es parte de la salvación (Hechos 2:38; Marcos 16:16; 1. Pedro 3:21), porque este implica la remisión de los pecados y la muerte al dominio del pecado sobre nuestras vidas (Romanos 6). Este logra una realidad espiritual y no es sólo una confesión pública de la fe en Cristo. Sin embargo, algunos teólogos han hecho uso de un poco de imaginación exegética para moverse en contra de la clara enseñanza de la Escritura, ya que ellos dicen que si el bautismo es algo que nosotros hacemos para alcanzar nuestra salvación, entonces el bautismo es una obra. Ya que la Escritura es clara de que no somos salvos por las obras, entonces ellos llegan a la conclusión de que el bautismo no es parte de la salvación. Eso es lo que sucede cuando una obra se define como "cualquier cosa que nosotros hagamos". Pero el uso de esta definición extra-bíblica para las obras, no sólo haría que el bautismo aparezca como una obra, sino que haría que el arrepentimiento también aparezca como una obra, porque es algo que tenemos que hacer para ser salvos. Pero si el arrepentimiento es una obra, la salvación se hace imposible.

Puesto de forma significativa, algunos evangélicos han confundido las obras con la obediencia. Sólo tenemos que preguntarnos: "¿Quién está haciendo la obra durante el arrepentimiento y el bautismo? ¿Somos nosotros o es Dios?" Está claro que es Dios. ¿Qué es entonces lo que nosotros hacemos? Nosotros solamente tomamos la decisión de dar un giro a nuestras vidas confesando nuestros pecados en arrepentimiento, y posteriormente tomamos la decisión de entrar en el agua para ser bautizados. Simplemente estamos siendo obedientes a la Palabra de Dios. No estamos contribuyendo en nada para nuestra salvación. Nosotros no hacemos más que ponernos en el lugar donde Dios nos puede dar libremente su salvación. Es por eso que Pablo habló de "la obediencia a la fe" (Romanos 1:5). La verdadera fe conduce a la obediencia, pero aquella obediencia no es alguna obra, porque la obediencia en sí misma no nos hace ganadores de la salvación por nuestros propios méritos. Es evidente que cuando nos arrepentimos y nos bautizamos, no estamos contribuyendo en nada para nuestra salvación. No hay ninguna obra involucrada, sólo obediencia. Dios es el que realiza la obra espiritual. Si utilizamos la común definición extra-bíblica de "obras" junto con su aplicación consistente, esta nos conduciría a la conclusión de que no tenemos que arrepentirnos, ser bautizados u obedecer cualquiera de los mandamientos que se encuentra en las Escrituras. Evidentemente este no es el caso. Cuando nos arrepentimos, Dios es el que es misericordioso para con nosotros. Cuando somos bautizados, Dios es el que realiza la obra espiritual de perdonar nuestros pecados. Cuando vivimos conforme al derecho, lo hacemos solamente porque Dios nos da la gracia para hacerlo, y por el amor a Dios que nos salvó. Es sólo cuando pesamos que por ser obedientes, Dios nos recompensará dándonos la salvación con base en nuestras obras, que esta aparente obediencia se convierte en “obras” en el sentido bíblico de la Palabra.

El Conservadurismo no es Legalismo

Otra cosa que los cristianos a menudo confunden, es el conservadurismo con el legalismo. Esto es lamentable. Hay diferencia entre una persona moralmente conservadora y una persona legalista, aunque para la mayoría de los cristianos sean la misma cosa. La diferencia no está en sus acciones per se, sino en la manera como ellos piensan en sus acciones (su mentalidad). El legalista piensa que su recto comportamiento puede concederle el favor de Dios que de otro modo no hubiera conseguido, o cree que su recto comportamiento le puede conceder la salvación. Mientras tanto, un individuo moralmente conservador, entiende que ninguna cantidad de buenas obras puede ganar un favor de Dios, y que nadie puede hacer buenas obras sin la gracia de Dios, pero también entiende que tenemos que hacer buenas obras porque hemos sido salvados (Efesios 2:9-10). Para este, las buenas obras individuales son un acto de amor hacia un Dios lleno de gracia, porque hemos sido salvados por Él, y no por algunos logros personales que deberíamos cumplir para poder ser salvos.

No hay duda de que debemos ser santos, y que la santidad aplica a todas las áreas de nuestra vida. Sin embargo, muchos cristianos no aplican consistentemente los principios bíblicos de la santidad en sus vidas. Ellos no los aplican cuando se trata de los lugares que frecuentan, lo que dicen, lo que ven, lo que escuchan, lo que hacen, cómo se ven, etc. Cuando ellos se encuentran con otros cristianos que sí están preocupados por aquellas áreas y de la aplicación de los principios bíblicos sobre las mismas, fácilmente los identifican como legalistas o simplemente como conservadores, y muestran un tipo de desprecio contra ellos como si fueran demasiado radicales. No creo que haya personas que sean del todo conservadoras o también radicales. Pienso que la mayoría de nosotros estamos demasiado relajados cuando se trata de ser santos. Aquellos que a menudo catalogamos como conservadores o ultraconservadores, simplemente son consecuentes con su santidad, y no la están relegando a cierta parte de sus vidas pasando por alto la aplicación de la santidad a las demás áreas. Pero cuando usted está en el extremo izquierdo, a los que están a la derecha les parece que usted es muy radical, ¡incluso si ellos están sólo moderadamente a la derecha!

No creo que se pueda ser demasiado conservador cuando se trata de la moral bíblica y de la aplicación de los principios bíblicos a cada una de las partes de nuestra vida. Yo no me opongo a los ultra-conservadores en lo más mínimo. De lo que estoy en contra, es que los conservadores se vuelvan legalistas, condenando a los demás que no hacen lo que ellos hacen. Ahí es cuando el asunto se torna feo, y cuando el título de "legalista" es justificado.

Si lo que hacemos, lo hacemos para el Señor, es bueno. Incluso si hay algo que técnicamente no es un pecado ante los ojos de Dios, lo que importa es que si una persona se abstiene de hacerlo porque piensa que está mal, se abstenga de hacerlo como para el Señor. Eso es lo que importa y no si es bueno o malo en sí mismo (ver Romanos 14; 1. Corintios 8, 10). Ellos lo están haciendo por causa de Dios, tratando de agradar a Dios, y esa actitud es agradable ante Dios. El conservadurismo o el ultra-conservadurismo sólo se convierten en mal, cuando pensamos que nuestras obras pueden traernos la salvación, o cuando imponemos nuestras normas extra-bíblicas a los demás, o condenamos a los que no se alinean con nuestras propias normas morales personales.

Ver también: El Legalismo

jueves, 22 de marzo de 2012

El Legalismo


Por Jason Dulle. © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2012.


El legalismo es como una enfermedad, pues es altamente contagioso y mortal, y puede pasar desapercibido sin mostrar ningún síntoma fatal durante un largo periodo de tiempo. Sin embargo, al final siempre pagará su precio. Nunca he escuchado a nadie defender y proclamar con valentía: "¡Yo soy un legalista!" Si alguien se diera cuenta de que está siendo presionado por el legalismo, seguramente acabaría con dicha influencia. Desafortunadamente el legalismo es muy deslumbrante. Es más fácil que un pecador se dé cuenta de que es pecador, que un legalista se dé cuenta de que es un legalista. Si no podemos identificar lo que es el legalismo, no podremos estar a salvo de su esclavitud.

El legalismo es a menudo muy difícil de reconocer y puede ser difícil de distinguir de la verdadera santidad. Esto se debe a que las acciones de los legalistas y las acciones de alguien que posee una verdadera santidad, son generalmente las mismas. La diferencia es lo que motiva al corazón. La motivación de los unos es por salvarse a sí mismos o mantenerse salvos, mientras que la motivación de los otros es la de agradar a Aquel que murió por ellos. Ray C. Stedman, dijo:

“¿Puedes ver cómo esto puede ser tan sutil? El comportamiento real puede ser exactamente el mismo en el caso de un legalista o de un auténtico cristiano. Ambos pueden parecer verdaderos cristianos y su comportamiento puede ser exactamente el mismo, pero uno es legalista y el otro no. Lo que está pasando en su interior, es el tema en cuestión. ¿Se trata de una cuestión de confianza interior? ¿Sobre qué te estás basando para satisfacer dicha demanda? ¿Estás confiando en tu propia capacidad, tu propia suficiencia, tu talento, tu personalidad? ¿Es eso lo que cuenta como fin para lograr lo que tú esperas de ti mismo? Bueno, ¡Si tú confías en otra cosa aparte de la actividad de Dios obrando en ti, tú eres un legalista!... La forma más extendida de legalismo en la iglesia cristiana es la carne tratando de hacer algo delante de Dios que sea aceptable para él”. [1]

Con el fin de reconocer lo que es el legalismo, primero tenemos que determinar lo que es el verdadero cristianismo. El cristianismo "es manifestar sinceramente un comportamiento parecido al de Cristo, dependiendo de la operación del Espíritu de Dios dentro de nosotros, motivado por el amor a la gloria y el honor a Dios. La verdadera vida cristiana es el cumplimiento de la ley por medio de un poder único, debido a un deseo abrumador. Esto requiere un estándar externo o código de conducta, un poder en nuestro interior que lo haga posible, y un motivo que nos impulse a hacerlo". [2]

De otra parte, el legalismo "es un comportamiento mecánico y externo, el cultivo de la confianza en uno mismo a causa del deseo de ganar una reputación, mostrar una habilidad o satisfacer una necesidad de poder personal... Se trata de una ceremonia religiosa, escrupulosa y meticulosa en su forma exterior, pero por dentro, como Jesús lo describió, "están  llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia". [3]

Muchos creen que para evitar el legalismo, uno debe ser un antinomianista (una persona sin ningún tipo de ley) ¡Nada más lejos de la verdad! Ninguno que deseche alguna norma podrá liberarse del legalismo, pues el legalismo no es solo el establecimiento de normas donde la Biblia no aborda una cuestión. Debemos establecer normas o limitaciones para nosotros mismos. Por ejemplo, si uno tiene problemas con el juego del tenis porque este nos ocupa mucho del tiempo que deberíamos pasar con Dios, uno podría hacer una norma para sí mismo de no jugar al tenis. No es que el juego de tenis sea malo en sí, pero el problema llega cuando el individuo se vuelve adicto al juego y pierde el control, permitiendo que las prioridades sean mal administradas. Esta limitación podría cambiar al madurar como cristiano, pudiendo volver de nuevo a practicar el deporte con moderación.

De otro lado, el legalismo es el establecimiento de normas para otras personas, cuando la Biblia no aborda el tema. Incluso las normas para uno mismo pueden ser peligrosas si tienen un criterio erróneo. Es posible ser legalistas bajo las normas que hemos establecido para sí mismos. El legalismo se convierte en hacer "demandas injustificadas para ti mismo o para alguien más, especialmente en áreas que no están prohibidas en las Escrituras". [4]

En las Escrituras hay algunas cosas que están en blanco y negro, pero a diferencia, otras están en un tono gris. ¡Aquellas áreas que están en blanco y negro deben ser predicadas, y predicadas con fuerza! Aunque la Biblia es dogmática acerca de muchos temas, hay otros en los que no lo es. Hay algunas cosas en las que "se nos ha dado mucha libertad personal, y es legalismo hacer normas (sobre todo para alguien más) en estas áreas". [5] Legalismo es cuando un cristiano o un grupo de cristianos hacen normas para todo el mundo y además los obligan a obedecerlas. Si otros quieren hacer las mismas cosas que un grupo cristiano particular, teniendo las mismas convicciones que ellos, esto es significativo. Sin embargo, si se ven obligados a hacer algo en contra de su voluntad o sin el entendimiento, eso es legalismo. Nos convertimos en legalistas cuando hacemos demandas injustificadas sobre los demás, en las áreas que no están prohibidas por la Escritura. [6]

Daniel Segraves, escribió esto con relación al legalismo:

“En esencia, el legalismo es una dependencia por mantener la letra estricta de la ley como meritoria, aun prescindiendo de la fe. Como el legalismo es confeccionado, se expresa a menudo como una exaltación de las tradiciones humanas a la categoría de igual o superior a los mandamientos de Dios, o en una adhesión servil a una norma específica, al mismo tiempo que no se tiene en cuenta el principio detrás de la norma y su aplicación en situaciones similares. Mientras que el atractivo del legalismo para muchas personas descansa en su promesa engañosa del aseguramiento de la salvación a cambio de una obediencia perfecta, lo que realmente produce es miedo, condenación, culpa e incertidumbre. Esto se debe a que la fe del legalista está fuera de lugar. Está en sí mismo y en su capacidad de adherirse a un código de conducta, pero no en Cristo”. [7]

"El legalismo significa conformidad estricta o excesiva a un código legal o a un conjunto de reglas. En un contexto cristiano, el legalismo tiene dos connotaciones negativas: (1) El intento de basar la salvación en la realización de buenas obras, o en la estricta observancia de normas y reglamentos, y (2) la imposición de normas sobre sí mismo y sobre otros, que no están basadas en las claras enseñanzas o principios bíblicos. Somos culpables de legalismo, si damos a entender que una persona alcanza la salvación por sus obras, o si predicamos reglas sin principios". [8] En efecto, la base sobre la cual el legalista por lo general justifica sus creencias y prácticas, es la mera tradición y la autoridad.

Uno de los defectos fundamentales de una persona legalista, es su punto de vista sobre la ley de Dios. La ley de Dios no es un código externo que Dios mantiene o ha realizado específicamente para la humanidad. Tampoco la ley de Dios es arbitraria. No se limita a decidir la aprobación de esto y la condenación de aquello. Más bien, la ley de Dios fluye de la naturaleza de Dios; se trata de un retrato de la persona de Dios. Cuando obedecemos la ley de Dios, no acatamos simplemente un código de conducta, sino que nos relacionamos con el mismo Dios. La ley no tiene ningún valor inherente o alguna dignidad al margen de Dios. Cuando observamos o desechamos la ley de Dios, nos relacionamos con el mismo Dios. El pecado no es sólo la ruptura de una ley, sino la transgresión contra la misma naturaleza de Dios, creando así un ataque personal contra Dios mismo. Por lo tanto el legalismo -la idea de que la ley debe ser obedecida por su propia bondad- es inaceptable. La Ley es el medio para relacionarse con el Dios personal. Cuando nos relacionamos con la ley como una entidad separada de la esencia de Dios y de su naturaleza, hemos entrado en el campo del legalismo.

Pablo advirtió acerca de un legalismo ascético que estaba atacando a la iglesia del primer siglo. En Colosenses 2:18-23, dijo que uno podría ser despojado de su recompensa en Cristo por cuatro cosas. Estas son: (1) humildad fingida, (2) culto a los ángeles, (3) No dar a Jesús su propio lugar como la cabeza del cuerpo de Cristo, (4) y someterse a mandamientos y doctrinas de hombres que enseñan que hay un beneficio espiritual en la abstención de cosas perecederas que no son inherentemente malas. [9] Estas cosas tienen un aspecto de verdadera sabiduría, pero no son más que una religión auto-impuesta que no es capaz de ayudar a una persona a superar su naturaleza pecaminosa (v.23). La humildad y la adoración que estos ascetas estaban realizando, no provino de Dios sino de su propia voluntad humana, contrariando lo que Jesús enseñó acerca de la adoración a Dios, cuando dijo que la verdadera adoración debía provenir de nuestro espíritu (Juan 4:24).

Este pasaje deja claro que cualquier conducta que nos abstenga de participar de las cosas de este mundo físico, no nos ayuda a superar nuestra naturaleza pecaminosa ni nos acerca a Dios. Si acercarnos a Dios no es el motivo que hay detrás de nuestras normas de conducta, entonces esto es probablemente legalismo, y la obediencia a ellas no debe ser ordenada a nadie, puesto que son  sólo unas reglas hechas por el hombre. Si alguien cree que la falsa humildad, las auto-imposiciones y la religiosidad pueden concedernos la espiritualidad, la santidad o el favor de Dios, perderá su recompensa en Cristo.

¿Qué tipo de legalismo ataca a la fe apostólica hoy en día? La forma más común es la que conduce "al creyente lejos de la dependencia absoluta en Cristo, hacia una confianza en sí mismo basada en su capacidad de hacer o abstenerse de ciertas cosas que no estén específicamente elogiadas o prohibidas en las Escrituras". [10] En cuanto a este tipo de legalismo, Daniel Segraves, comenta:

“Pero la segunda forma de legalismo es más sutil, más difícil de detectar y resistir, y es más propensa a encontrar aceptación entre los creyentes de todas las edades, ya que se adapta ingeniosamente a cualquier cultura y tiempo. Este es el sistema que hace que la propia interpretación o aplicación de las Escrituras, sea igual en autoridad a la Escritura misma. Todas las prácticas ascéticas pueden, por ejemplo, ser defendidas por el llamado general de las Escrituras a la devoción, el compromiso y la santidad. Incluso la resistencia a los avances tecnológicos, se justifica apelando a que debemos  distanciarnos del mundo. Esto puede verse en las comunidades que surgieron dentro de la tradición de los anabaptistas, que repudian las cremalleras, la electricidad, los automóviles y otros inventos modernos”. [11]

El legalismo enseña una salvación que se basa en las obras humanas en vez de la gracia de Dios. Este tipo de teología se desarrolla generalmente por un malentendido de cómo y dónde las obras encajan en la vida de quienes han nacido de nuevo. El legalismo es una mentalidad que lleva a una forma de vida que conduce a doctrinas que no se encuentran en la Biblia y lleva a una confianza en el rendimiento propio en lugar de la obra salvadora de Jesús en el Calvario, lo que finalmente lleva a la muerte espiritual.

Los problemas con el legalismo son infinitos. El peor problema es el factor eterno. Si alguien basa su salvación en sus propias obras, no irá al cielo sin importar cuán moral se vea, pues ha establecido su propia justicia en lugar de confiar en la justicia y la gracia de Dios (Gálatas 2:21; 5:1-4). La salvación sólo viene por la fe en la obra de Jesús en el Calvario. Uno no puede tener fe en la obra de Jesús y a la vez en sí mismo.

David Bernard comenta sobre las dificultades de un sistema legalista, diciendo:

“Además, los que siguen a un líder legalista finalmente comienzan a dudar de la validez del sistema, debido a sus reglas duras y arbitrarias. Cuando los niños crecen, empiezan a cuestionar las reglas del sistema. Cuando los nuevos conversos entran en el sistema, a menudo aceptan todo acríticamente, pero tarde o temprano, también empiezan a analizar las reglas. 
Si una iglesia está fundada sobre verdaderos principios bíblicos, resistirá el escrutinio de sus enseñanzas. El legalista, sin embargo, normalmente no da ninguna justificación sobre sus reglas hechas por el hombre, excepto apelando a la tradición y la autoridad, diciendo por ejemplo: -"¡Esto es lo que nuestra iglesia cree, y usted debe obedecer a la Iglesia!"-. "¡Esto es lo que el pastor enseña, y usted debe obedecer al pastor!"-. Este tipo de enseñanza no tendrá éxito en el desarrollo de la verdadera santidad.
Sobre todo en nuestra época de cuestionamientos eso simplemente no funciona. La gente de hoy es más sofisticada y educada que nunca antes. Hay una mayor disposición a desafiar la tradición y la autoridad. Los métodos autocráticos que a veces las personas aceptaron en el pasado, son menos eficaces en la actualidad. Además como la iglesia entrará en una era de gran renacimiento, debemos estar preparados para la llegada de miles de nuevos conversos. Si nos basamos en la tradición y el legalismo, los nuevos conversos se abrumarán o desaparecerán. Si enseñamos los principios bíblicos de la santidad, los nuevos conversos los abrazarán como su propia creencia”. [12]

Los legalistas siempre exponen ciertas características. Entre las muchas, ellos exponen períodos de máximos y mínimos con base en su desempeño, se sienten frustrados por tratar de ser más santos, son contenciosos, condenan a otros que no hacen lo que ellos hacen, tienen falta de paciencia con otros que hasta ahora están creciendo en la santidad, y por lo general les gusta controlar a otros.

El legalismo no es la enseñanza de la separación del mundo; más bien, es creer que uno puede ser salvo sin hacerlo. La Biblia nos enseña a ser santos. Si la enseñanza de la separación del mundo es legalismo, entonces Dios sería el mejor legalista. Es Dios quien dijo que la amistad con el mundo es enemistad contra Él (Santiago 4:4). La Palabra de Dios es la que nos dice que la verdadera religión es guardarse sin mancha del mundo (Santiago 1:27). Es la Palabra de Dios la que declara que si tú amas al mundo, entonces no amas a Dios (1. Juan 2:15-16). Si tú no amas los mandamientos de Dios, entonces no amas a Dios. En la Biblia, no se encuentra el antinomianismo.

El legalista y un verdadero santo (hombre o mujer) de Dios, pueden hacer las mismas "obras", pero ambos tienen diferentes interpretaciones y puntos de vista de cómo y dónde sus obras encajan en su salvación. El legalista cree que sus obras ganan o mantienen su salvación, mientras que el santo (varón o mujer) de Dios entiende que está viviendo como lo hace porque es salvo y sólo quiere agradar a su Amante. Como dijo Stedman: "Es por eso que en cualquier actividad cristiana, tú tienes que tener cuidado de que tu confianza interior esté en Dios y no en ti mismo. De lo contrario todo saldrá mal y esto hará toda la diferencia entre el cielo y el infierno, entre la vida y la muerte. Tú puedes hacer exactamente lo mismo que otras personas hacen, y si tú lo haces confiando el algo más que no sea el Espíritu de Dios, lo que ellos hagan bendecirá a la gente, pero lo que tú hagas los maldecirá". [13]

Entonces, ¿qué debes hacer si te das cuenta de que estás esclavizado en el legalismo? Es muy simple. Todo lo que debes hacer es arrepentirte de tus pecados, creer que la misericordia de Dios te ha perdonado y que su gracia te ayudará a vivir por encima de este vicio. Arrepiéntete y cree. Parece demasiado fácil para ser real, pero es el camino que Dios ha establecido. Tú no puedes hacer alguna obra para ayudar a Dios a favor de tu salvación, ¡Solamente ríndete y permítele a Dios que te justifique por la fe y la confianza en Él!

Ver también: Lo Que Es y Lo Que No Es Legalismo


Referencias

[1] Ray C. Stedman, Legalismo (Palo Alto, CA: Discovery Publishing, 1995), p. 2.
[2] Ibídem, 4.
[3] Ibídem, 5.
[4] Ibídem, 3.
[5] Ibídem
[6] Ibídem
[7] Daniel L. Segraves, Obras Completas (Stockton, CA: np, 1992), p. 63.
[8] David K. Bernard, Santidad Práctica: Una Segunda Mirada (Hazelwood, MO: Word Aflame Press, 1985) p. 33-34.
[9] Segraves, p. 74.
[10] Ibídem, 75.
[11] Ibídem, 76.
[12] Bernard, 66-67.
[13] Stedman, 4.

lunes, 19 de marzo de 2012

¿Hubo un Diluvio Universal y Existió Realmente el Arca de Noé?


Por Ken Ham & Tim Lovett. © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2012.


El relato acerca de Noé y el Arca, es uno de los eventos más conocidos de la historia de la humanidad. Por desgracia, al igual que otros relatos de la Biblia, a menudo se toma como un mero cuento de hadas.

Sin embargo, la Biblia es el libro de la verdadera historia del universo, y en base a esa luz, los muchos cuestionamientos surgidos en torno al diluvio y al Arca de Noé, se pueden responder con autoridad y confianza.

¿Cuán Grande Era el Arca de Noé?

“Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del Arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura” (Génesis 6:15).

A diferencia de muchos dibujos caprichosos que representan al Arca como una especie de una gran casa flotante (con jirafas que sobresalen en su parte superior), el Arca que se describe en la Biblia era una enorme embarcación. No fue sino hasta finales del siglo XIX, que la construcción de una nave superó la capacidad del Arca de Noé.



Esta gráfica compara al Arca de Noé con otras cuatro embarcaciones emblemáticas. (1) La Santa María fue la nave capitana de la expedición española que al mando de Cristóbal Colón, partió del puerto de Palos (Huelva) el 3 de Agosto de 1.492. Meses más tarde (el 12 de Octubre de 1.492) esta expedición encontró lo que hoy se conoce como América. (2) Los dos acorazados clase Wyoming, fueron diseñados a finales de la primera década del S. XX. Eran casi un veinte por ciento mayores que sus predecesores y estaban más blindados. Fueron los últimos acorazados norteamericanos impulsados directamente por turbinas de vapor. Participaron en la Primera Guerra Mundial. (3) El Titanic, fue el buque más rápido, grande, moderno y lujoso de su época. El 10 de abril de 1.912, el Titanic inició su viaje inaugural partiendo desde Southampton (Inglaterra) con destino a Cherburgo, Queenstown y finalmente a Nueva York, pero se hundió el 15 de abril tras chocar contra un iceberg al sur de las costas de Terranova. (4) Queen Mary II fue construido en el año 2.003, y es el transatlántico más grande, más lujoso y más caro construido hasta ahora en la historia marítima.

Las dimensiones del Arca son convincentes por dos motivos: la proporción de sus dimensiones son similares a las de un moderno buque de carga, y es tan grande como se puede construir un barco de madera.

El codo nos da una buena indicación de su tamaño. [1] Con la medida del codo, sabemos que el Arca debe haber sido de por lo menos 450 pies (137 m.) de largo, 75 pies (23 m.) de ancho y 45 pies (14 m.) de alto. En el mundo occidental, los barcos veleros nunca fueron más largos que unos 330 pies (100 m.), sin embargo 2.000 años antes, los antiguos griegos construyeron navíos de un tamaño poco menor a este. En China se construyeron enormes barcos de madera en los años 1.400´s, que pueden haber sido tan grandes como el Arca. El Arca bíblica es uno de los mayores navíos de madera de todos los tiempos, pero es un buque de carga de tamaño mediano para los estándares actuales.

¿Cómo pudo Noé construir el Arca?

La Biblia no nos dice que Noé y sus hijos construyeron el Arca solos. Noé pudo haber contratado a trabajadores calificados, o pudo contar con la colaboración de otros familiares tales como Matusalén y Lamec para que le ayudaran a construir el navío. Sin embargo, nada indica que ellos no pudieron, o que ellos no hicieron el Arca por sí mismos en el tiempo asignado. La fuerza física y los procesos mentales de los hombres en los días de Noé, no fueron menores (incluso fueron muy probablemente superiores) a los nuestros. [2] Ellos seguramente contaron con medios eficientes para cortar y recolectar la madera, así como para la formación, el transporte y el levantamiento de las enormes tablas y vigas requeridas.

Si hoy en día uno o dos hombres pueden erigir una casa grande en tan sólo 12 semanas, ¿cuánto más podrían hacer tres o cuatro hombres en el periodo de unos años? Los descendientes de Adán estaban haciendo complejos instrumentos musicales, forjando metales y construyendo ciudades, por lo que sus herramientas, máquinas y técnicas no eran primitivas.

La historia ha demostrado que la tecnología se puede perder. En Egipto, China y el continente americano, las primeras dinastías construyeron los edificios más impresionantes o contaron con un arte más fino o con una ciencia más avanzada. Muchas de las llamadas invenciones modernas, en realidad llegaron a ser re-invenciones, como por ejemplo el concreto (u hormigón), que ya había sido utilizado por los romanos.

Aun tomando en cuenta la posible pérdida de la tecnología debido al diluvio, las primeras civilizaciones post-diluvianas exhibieron todo el conocimiento ingenieril necesario para realizar un proyecto como el Arca de Noé. Sólo unos pocos siglos después del diluvio, los egipcios forjaron y perforaron el granito, por lo cual es muy razonable que la gente del tiempo de Noé haya aserrado, forjado y perforado la madera. La idea de que civilizaciones más primitivas están mucho más atrás en el tiempo, es un concepto que viene de la teoría de la evolución de las especies.

En realidad, Adán era perfecto cuando fue creado por Dios. Hoy, el intelecto humano individual ha sufrido de 6.000 años de pecado y decadencia. El aumento repentino de la tecnología en los últimos siglos, no tiene nada que ver con una inteligencia cada vez mayor, sino que es una combinación de la publicación y el intercambio de ideas y la difusión de los inventos claves que se convirtieron en herramientas para la investigación y la fabricación. Una de las herramientas más recientes es la computadora, que compensa en mucho nuestro declive natural en la disciplina y funcionamiento mental, ya que nos permite recoger y almacenar información como quizás nunca antes.

¿Cómo Pudo Noé Reunir a Tantos Animales?

“De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida” (Génesis 6:20).

Este versículo no nos dice que Noé tuvo que buscar o viajar a lugares lejanos para traer a los animales a bordo. El mapa del mundo era totalmente diferente antes del diluvio, y sobre la base de Génesis 1, puede haber existido un solo continente. Los animales simplemente llegaron al Arca como si atendieran a una "querencia" (un comportamiento implantado en los animales por su Creador) y marcharon por sí mismos a través de la rampa de acceso.

Aunque este fue probablemente un acontecimiento sobrenatural (que no puede ser explicado por la comprensión de la naturaleza), sí se puede comparar con el impresionante comportamiento migratorio que vemos en algunos animales de la actualidad. Todavía estamos lejos de comprender todos los maravillosos comportamientos exhibidos por los animales en la creación de Dios: la migración de los gansos canadienses y otras aves, los espectaculares vuelos de las mariposas monarca, los viajes anuales de las ballenas y los peces, los instintos de hibernación, la sensibilidad de los terremotos, y otras fascinantes e innumerables capacidades de reino animal que Dios creó.

¿Entraron Dinosaurios al Arca de Noé?

La historia de la creación de Dios (narrada en Génesis 1 y 2) nos dice que todas las criaturas terrestres fueron hechas en el 6º día  de la Semana de la Creación, el mismo día que Dios hizo a Adán y a Eva. Por lo tanto, es evidente que los dinosaurios (siendo animales terrestres) fueron hechos el mismo día que el hombre.

Además, dos de cada especie (siete de algunos) de los animales de la tierra subieron al Arca. Nada indica que cualquiera de los tipos de animales terrestres se hubiera extinguido antes del diluvio. Además la descripción del "behemot" en el capítulo 40 del libro de Job (Job vivió después del diluvio) sólo encaja con algo parecido a un dinosaurio saurópodo. El antepasado del "behemot" tiene que haber estado a bordo del Arca [3]

También encontramos a muchos dinosaurios que quedaron atrapados y fosilizados entre los sedimentos del diluvio. Las generalizadas leyendas sobre encuentros con dragones, dan otra indicación de que al menos algunos dinosaurios sobrevivieron al diluvio. La única manera para que esto haya podido pasar, es si los dinosaurios entraron en el Arca.

Los especímenes muy jóvenes no presentan un problema de tamaño, incluso si se trata de los animales terrestres que alcanzan los mayores tamaños, y al ser jóvenes tienen toda su vida fértil por delante. Sin embargo la mayoría de los dinosaurios no eran muy grandes, e incluso algunos eran del tamaño de un pollo (aunque esto no los relaciona en absoluto con las aves, como tratan de hacerlo ver muchos evolucionistas ahora). La mayoría de los científicos coinciden en que el tamaño promedio de un dinosaurio era en realidad el tamaño de una oveja.

Es probable que Dios trajera a Noé dos saurópodos jóvenes (por ejemplo, apatosaurios), en lugar de dos saurópodos completamente desarrollados. Lo mismo ocurre con los elefantes, las jirafas y con otros animales que crecen hasta llegar a ser muy grandes. Sin embargo, de todos modos no había espacio suficiente para la mayoría de los animales adultos con el tamaño completamente desarrollado.

En cuanto al número de los diferentes tipos de dinosaurios, se debe reconocer que aunque hay cientos de nombres para diferentes variedades (especies) de dinosaurios que se han descubierto, hay probablemente sólo unos 50 tipos diferentes en la realidad.

¿Cómo Pudo Noé Acomodar a Todos los Animales Dentro del Arca?

“Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el Arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán” (Génesis 6:19).

En el libro “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad” [4], el investigador creacionista John Woodmorappe, sugiere que como máximo 16.000 animales era todo lo que se necesitaba para preservar a todos los tipos de animales creados, que Dios trajo al Arca.

No fue necesario que el Arca llevara todo tipo de animales, ni tampoco Dios lo ordenó. Llevaba sólo los que respiraban aire: animales terrestres, reptiles y animales alados como los pájaros. La vida acuática (peces, ballenas, etc.) y otras muchas criaturas anfibias, podrían sobrevivir en un número suficiente fuera del Arca. Esto reduce significativamente el número total de animales que se necesitaba que estuvieran a bordo.

Otro factor que reduce en gran medida las necesidades de espacio, es el hecho de que la enorme variedad de razas que vemos hoy, no existía en los días de Noé. Sólo los padres "tipos" de estas razas, requirieron estar a bordo con el fin de repoblar la tierra. [5] Por ejemplo, sólo era necesaria una pareja de perros para dar lugar a todas las razas de perros que existen en la actualidad.

Estimaciones creacionistas para el número máximo de animales que habría sido necesario llevar a bordo del Arca, han oscilado desde unos pocos miles hasta unos 35.000, pero podrían ser tan pocos como dos mil, si el tipo bíblico es aproximadamente el mismo que la clasificación de la familia moderna.

Como se dijo antes, Noé no habría tomado a los animales más grandes para meterlos en el Arca, sino que lo más probable es que él llevó a bordo a animales jóvenes de poco tamaño, para repoblar la tierra después de que el diluvio terminara. Estos animales más pequeños requerían de menos espacio, de menos comida y producían menos residuos.

Siendo conservador y usando un codo corto de 18 pulgadas (46 cm.) para el Arca, Woodmorappe concluye que "menos de la mitad de la superficie total de los tres pisos del Arca habrían sido ocupadas por los animales y sus recintos". [6] Esto significa que había mucho espacio para llevar alimentos frescos, agua e incluso a muchas otras personas.

¿Cómo Hizo Noé Para Atender a Todos los Animales?

Así como Dios trajo los animales a Noé utilizando algún medio sobrenatural, Él seguramente también los preparó para este acontecimiento asombroso. Los científicos creacionistas sugieren que Dios le dio a los animales la capacidad de hibernar, tal como podemos verlo en muchas especies de hoy. La mayoría de los animales reaccionan ante los desastres naturales en las maneras en que fueron diseñados para ayudarlos a sobrevivir. Es muy posible que muchos animales realmente hibernaran, incluso con una acción sobrenatural intensificada por Dios.

Ya fuera sobrenaturalmente, o simplemente como una respuesta normal a la oscuridad y al confinamiento en un barco que se balanceaba, el hecho de que en Génesis 6:14 esté registrado que Dios le dijo a Noé que construyera habitaciones (hebreo "qen", que literalmente traduce "nidos"), implica que los animales fueron sometidos a anidar. Dios también le dijo a Noé que llevara comida para ellos (Génesis 6:21), lo que nos dice que ellos tampoco estuvieron en estado de coma durante un largo año.

Si hubiéramos podido caminar a través del Arca cuando se estaba construyendo, indudablemente nos sorprenderíamos de los ingeniosos sistemas con que se contaba a bordo para el almacenamiento de agua y para la distribución de los alimentos. Como lo explica Woodmorappe en “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad”, hoy en día un pequeño grupo de agricultores puede confinar miles de cabezas de ganado y de otros animales en un espacio muy pequeño. Es fácil imaginar todo tipo de dispositivos en el Arca, que hubieran permitido a un pequeño número de personas alimentar y cuidar a los animales, desde el suministro de alimentos y agua, hasta la eliminación de residuos.

Como Woodmorappe señala, ningunos dispositivos especiales se necesitan para que ocho personas atiendan a 16.000 animales. Sin embargo, en caso de que existieran, ¿cómo serían impulsados estos dispositivos? Hay muchas posibilidades. ¿Qué tal un sistema de tuberías por gravedad para el agua potable, un sistema de ventilación impulsado por el viento o por el movimiento de las olas, o tolvas para distribuir el grano para que los animales lo comieran? Ninguno de estos sistemas requiere de una mayor tecnología de la que sabemos que existió en las culturas antiguas. Y sin embargo, estas culturas probablemente estuvieron muy por debajo de la habilidad y la capacidad de Noé y del mundo pre-diluviano.

¿Cómo Pudo el Diluvio Destruir a Todo Ser Viviente?

“Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió” (Génesis 7:21-22).

El diluvio de Noé fue mucho más destructivo de lo que cualquier tormenta de 40 días podría llegar a ser. La Escritura dice que "las fuentes del grande abismo" se abrieron. En otras palabras, los terremotos, los volcanes y los géiseres de lava fundida y agua hirviendo, fueron expulsados de la corteza terrestre en una agitación violenta y explosiva. Estas fuentes no se detuvieron sino hasta 150 días después de que empezara el diluvio, por lo que la tierra literalmente se revolvió debajo de las aguas por alrededor de cinco meses. La duración del diluvio fue extensa, y Noé y su familia estuvieron a bordo del Arca por más de un año.

Las inundaciones locales relativamente recientes, los volcanes y los terremotos, aunque son claramente devastadores de la vida y de la tierra, son pequeños en comparación con la catástrofe mundial que destruyó "el mundo de entonces" (2. Pedro 3:6). Todos los animales terrestres y las personas que no abordaron el Arca fueron destruidos por las aguas, y miles de millones de animales fueron preservados en el gran registro fósil que vemos hoy.

¿Cómo Pudo el Arca Sobrevivir al Diluvio?

La descripción del Arca es muy breve y básicamente se encuentra en Génesis 6:14-16. Estos tres versículos contienen la información crítica que incluye sus dimensiones globales, pero con toda seguridad Noé recibió más detalles acerca de esta. Otras construcciones divinamente ordenadas en la Biblia, están meticulosamente detalladas, tales como las descripciones del tabernáculo de Moisés o el templo de la visión de Ezequiel.

La Biblia no dice que el Arca fuera una caja rectangular. De hecho la Escritura no da ninguna pista sobre la forma del Arca de Noé, que no sea la proporción de su longitud, su anchura y su profundidad. Los barcos han sido durante mucho tiempo descritos así, sin que esto implique un casco en forma de bloque.

Moisés usó un término oscuro “tebah”, el cual es una palabra que sólo se utiliza de nuevo para la cesta que llevó al bebé Moisés (Éxodo 2:3). Uno de ellos era un enorme barco de madera y el otro era una pequeña cesta de mimbre. Ambos flotaron, preservaron la vida y estuvieron cubiertos, pero la similitud termina ahí. Podemos estar bastante seguros de que la cesta del bebé no tenía las mismas proporciones que el Arca, y las cestas egipcias de aquella época eran típicamente redondas. Quizás “tebah” signifique "bote salvavidas".

Durante muchos años, los creacionistas bíblicos simplemente han representado al Arca como una caja rectangular. Esta forma ayudó a ilustrar su tamaño evitando las distracciones sobre la curvatura del casco. También facilitó la comparación de su volumen. Mediante el uso de un codo corto y el número máximo de animales "tipo", los creacionistas, como hemos visto, han demostrado la facilidad con la que el Arca pudo ajustarse a su capacidad de carga. [7] En ese momento, el espacio fue el tema principal, y otros factores fueron considerados secundarios.

Sin embargo, la siguiente fase de investigación, indagó sobre el cuidado en el mar (el comportamiento y el confort cuando el barco está en el mar), la resistencia del casco y la estabilidad. Esto comenzó con un estudio coreano realizado en el Centro de Investigación de Barcos de Categoría Mundial (KRISO) en 1992. [8] El equipo de nueve investigadores KRISO fue dirigido por el Dr. Hong, quien ahora es el director general del centro de investigación.

El estudio confirmó que el Arca podría sortear olas tan altas como de 98 pies (30 m.), y que las proporciones del Arca bíblica son casi óptimas, lo cual es una admisión interesante del Dr. Hong, quien cree en las ideas evolucionistas y ha reclamado abiertamente que "la vida proviene del mar". [9] El estudio combinó el análisis de la prueba del modelo por las olas y las normas de barcos, pero el concepto era simple: comparar al Arca bíblica con otros 12 buques del mismo volumen, pero modificando la longitud, la anchura o la profundidad. Tres cualidades fueron analizadas: la estabilidad, la resistencia del casco y la comodidad.

Cualidades de un Buque Promedio, en el Estudio Coreano de 1992 

Mientras que el Arca de Noé tuvo un rendimiento promedio en cada una de las cualidades investigadas, por lo general estuvo entre los mejores diseños. En otras palabras, las proporciones mostraron un equilibrio cuidadoso de diseño, que se perdían fácilmente cuando las proporciones se modificaron de forma incorrecta. No es de extrañar que los barcos modernos tengan similares proporciones en sus dimensiones.

Es interesante señalar el hecho de que este estudio ha conducido a la insensatez de reclamar que el Génesis fue escrito sólo unos pocos siglos antes de Cristo y que se basa en leyendas del diluvio como la Epopeya de Gilgamesh. Pero el Arca de Babilonia tiene forma cúbica, algo que se aleja tanto de lo razonable, que incluso el casco más corto del estudio coreano no estuvo nada cerca. Pero nosotros sabemos que los errores de las otras versiones sobre el diluvio como la de Gilgamesh, son distorsiones de la verdadera historia de Noé que se dieron en la medida en que esta se fue transmitiendo a través de las diferentes culturas.

Sin embargo permaneció un misterio. El estudio coreano no ocultó el hecho de que algunos cascos cortos superaron ligeramente al Arca bíblica de Noé. Un trabajo adicional hecho por Tim Lovett, uno de los autores de este capítulo, y dos arquitectos navales, Jim King y el Dr. Allen Magnuson, centró su atención en el tema del abordaje – siendo mirado de reojo el tema de las olas.

¿Cómo sabemos qué tal fueron las olas? Si no hubo ningunas olas, estas no tendrían importancia en la estabilidad, la comodidad o la resistencia, y las proporciones no importarían. Entonces un casco más corto daría un volumen más eficiente, necesitando menos madera y menos trabajo. Sin embargo, podemos hallar pistas partiendo de las propias proporciones del Arca. El estudio coreano había asumido que las olas llegaron desde todas las direcciones, dando una ventaja a los cascos más cortos. Pero por lo general, las olas reales del océano tienen una dirección dominante debido al viento, lo que está a favor de un casco corto, incluso más amplio.

Otro tipo de olas también pueden haber afectado al Arca durante los tsunamis del diluvio. Los maremotos pueden crear tsunamis que arrasan las costas. Sin embargo cuando un tsunami viaja en aguas profundas, es imperceptible para un barco. Durante el diluvio, la profundidad del agua fue grande: actualmente no hay suficiente agua en los océanos para cubrir la tierra a una profundidad de cerca de 1,7 millas (2,7 km). La Biblia dice que el Arca "se elevó sobre la tierra" (Génesis 7:17). Lanzada hacia arriba por las aguas crecientes, el Arca evitó la devastación inicial de las costas y de las zonas bajas, y en todo el trayecto se mantuvo a salvo de los tsunamis.

Después de varios meses en el mar, Dios envió un viento (Génesis 8:1), lo que podría haber producido olas muy grandes, ya que estas olas pueden ser producidas por un viento fuerte y constante. Las pruebas en aguas abiertas, confirman que cualquier embarcación a la deriva girará naturalmente hacia el lado por la acción de las olas. Cuando las olas se acercan al costado del buque (mar de través), un navío largo como el Arca quedaría atrapado en una situación incómoda, y con el inclemente clima esto podría llegar a ser peligroso. Sin embargo, esto podría ser superado si el buque contaba con un sistema que capturara al viento (Génesis 8:1) en la proa, y que capturara al agua en la popa, alineándolo como una veleta. Estas características parecen haber inspirado una serie de diseños de barcos antiguos. Una vez que analizamos este punto de las olas sobre el Arca, comprendemos que las largas proporciones similares a las de un barco moderno, crearon un viaje más confortable y controlado. Viajando lentamente con el viento, no tenían urgencia de ser veloces, pero la Biblia realmente dice que el Arca se movía sobre la superficie de las aguas (Génesis 7:18).

Tomando como base la proa y la popa de un barco, sabemos que los extremos romos no son tan fuertes, tienen bordes que son vulnerables a los daños durante el arranque y la parada, y proporcionan un viaje más áspero. Ya que la Biblia da unas proporciones como las de un barco real, tiene sentido que debió verse y actuar como los buques. El diseño presentado a continuación, es un intento para desarrollar el esquema bíblico con los experimentos de la vida real y la evidencia arqueológica de los barcos antiguos.

Si bien la Biblia no señala una función para capturar el viento en la proa, el relato abreviado que se nos da en el Génesis tampoco hace mención del agua potable, del número de animales o de la forma en que ellos salieron del Arca.

Ninguna representación de esta propuesta del Arca contradice la Escritura, ¡de hecho muestra cómo la Escritura es correcta!

Una propuesta del posible diseño del Arca de Noé. Cada uno de los detalles marcados con los números 1-5 son desarrollados a continuación

1. Algo para atrapar el viento

Impulsadas por el viento, las olas podrían causar que un barco a la deriva girara peligrosamente de costado y pudiera voltearse. Sin embargo, estas olas podrían manejarse de forma segura, haciendo que el Arca contara con un obstáculo sobre el arco para atrapar el viento. Para ser eficaz, este obstáculo debía ser lo suficientemente grande como para superar el efecto de giro de las olas. Si bien, se podrían trabajar muchos diseños, el ejemplo que se muestra aquí, refleja los tallos altos que eran un sello distintivo de los barcos antiguos.

2. Un codo de elevación por la parte de arriba


Cualquier abertura sobre la cubierta de un barco necesita de una pared para evitar que el agua penetre, especialmente cuando el barco navega. En esta ilustración, la ventana termina "a un codo de elevación por la parte de arriba", como se describe en Génesis 6:16. La posición central de la claraboya es elegida para reflejar la idea de "una luz de mediodía". Esto también significa que la ventana no tiene por qué ser exactamente de un codo. Tal vez la claraboya tenía un techo transparente (adicional a "una luz de mediodía"), o el techo de la claraboya se podía abrir (que podría corresponder a cuando "Noé quitó la cubierta del Arca"). Mientras que las variaciones son posibles, una ventana sin pared no es la solución más lógica.

3. La mortaja y el tablaje de espiga



Las construcciones de barcos antiguos, por lo general iniciaron con una capa de tablones (tracas) y luego se construyó el entramado interno (estructura) para que cupiera por dentro. Esto es completamente inverso al método conocido en Europa, donde el tablaje fue añadido al marco. En el primer método constructivo, los tablones debían unirse entre sí de algún modo. Algunos utilizaron la superposición, donde los tablones fueron enclavijados o clavados, otros utilizaron cuerdas para coser y juntar los tablones. Los antiguos griegos utilizaron un sofisticado sistema donde los tablones estaban entrelazados con miles de mortajas y precisas uniones de espiga. El casco resultante era lo suficientemente fuerte como para embestir a otra nave, y sin embargo era lo suficientemente ligero para ser transportado hasta una playa por la tripulación. Si esto es lo que los griegos pudieron hacer siglos antes de Cristo, pensemos lo qué pudo ser capaz de hacer Noé siglos después de que Tubal-Caín inventó y forjó instrumentos metálicos (Génesis 4:22).

4. Rampas

Las rampas ayudaron a que los animales y las cargas pesadas pudieran trasladarse entre las cubiertas. La traslación de ellos a través del casco, evitó cortar las vigas importantes de la cubierta, y esta posición está lejos del sector medio del casco, donde los esfuerzos de flexión son mayores. (Esta ubicación también utiliza mejor el espacio irregular entre la proa y la popa).

5. Algo para atrapar el agua

Para ayudar a estabilizar la nave cuando fuera golpeada por el viento, la popa debía resistirse a ser empujada hacia los lados. Esta es una acción similar a la de un timón fijo (o talón) que proporciona el control direccional. Hay muchas maneras en que esto podría hacerse, pero aquí estamos reflejando las "misteriosas" extensiones de la popa vistas en los más antiguos barcos grandes del Mediterráneo.

¿De Dónde Provino Toda el Agua?

“El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas, y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.” (Génesis 7:11-12).

La Biblia nos dice que el agua provino de dos fuentes: las aguas que estaban por debajo de la tierra y las aguas que estaban por encima de la tierra. Evidentemente las aguas que estaban debajo de la tierra se encontraban en grandes piscinas subterráneas o "fuentes" de agua dulce que se abrieron con la actividad volcánica y sísmica. [10]

¿A Dónde se Fue Toda el Agua?

“Y las aguas decrecían gradualmente de sobre la tierra; y se retiraron las aguas al cabo de ciento cincuenta días” (Génesis 8:3).

En pocas palabras, las aguas del diluvio se encuentran en los océanos y mares que vemos hoy. Tres cuartas partes de la superficie terrestre están cubiertas por agua.

Como lo observan incluso los geólogos seculares, parece que los continentes estuvieron "juntos" alguna vez, y no separados por los vastos océanos de hoy, y a esta antigua unión se le ha llamado pangea. Las inmensas fuerzas que participaron en el diluvio, fueron sin duda suficientes para cambiar todo esto.

La Escritura indica que Dios formó las cuencas oceánicas, levantando la tierra sobre el agua, de modo que las aguas volvieron a un lugar seguro. (Algunos teólogos creen que el Salmo 104 se refiere a este evento). Algunos científicos creacionistas, creen que esta ruptura del megacontinente de pangea, fue la parte del mecanismo que finalmente causó el diluvio. [11]

Debido al contenido de Génesis 10:25, algunos han especulado que la ruptura continental se produjo durante la época de Peleg. Sin embargo, esta división se menciona en el contexto de la división lingüística acontecida en la Torre de Babel y que afectó a toda la tierra (Génesis 10 - 11). Así que el contexto indica una división de las lenguas y de los grupos de personas, y por lo tanto de un “rompimiento” de la tierra.

Si se hubiese  dado un movimiento masivo de los continentes durante el tiempo de Peleg, habría ocurrido otra inundación en todo el mundo. La Biblia indica que finalizado el diluvio, ya existían los montes de Ararat sobre los cuales se posó el Arca (Génesis 8:4), de modo que la placa indo-australiana y la placa euro-asiática ya tendrían que haber chocado, indicando que los continentes ya se habían separado antes de Peleg.

¿El Diluvio Fue Universal?

La ilustración, refuta la idea de un diluvio local

“Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes” (Génesis 7:19-20).

Hoy en día muchos cristianos demandan que el diluvio del tiempo de Noé fue sólo un diluvio local. Estas personas generalmente creen en un diluvio local, porque han aceptado la posición de la visión evolutiva y secular de la tierra, que interpreta a las capas fósiles como una historia de la aparición secuencial de la vida durante millones de años. [12]

Los científicos han entendido que los fósiles están sepultados en sedimentos de lodo y arena que fueron transportados por el agua, siendo en su mayoría el resultado de una gran inundación. Aquellos que aceptan millones de años de acumulación gradual de los fósiles, temen enfrentar la evidencia del diluvio universal. De ahí que muchos para no comprometerse con los cristianos, insisten en la idea de una inundación local.

Los secularistas niegan rotundamente la posibilidad de un diluvio mundial. Sin embargo, si ellos pensaran desde una perspectiva bíblica, podrían ver la abundante evidencia de la inundación global. Como alguien dijo alguna vez: "Yo no lo habría visto si no lo hubiera creído".

Los que aceptan los millones de años de la teoría de la evolución de las especies con su acumulación de fósiles, también le restan importancia a la caída de Adán y sus graves consecuencias. Ellos han tomado a los fósiles, los cuales dan testimonio de la enfermedad, el sufrimiento y la muerte, y han asumido que estos son anteriores al momento en que Adán y Eva pecaron trayendo la muerte y el sufrimiento al mundo. Al creer esto, también han socavado el significado de la muerte y resurrección de Cristo. Tal argumento también se roba todo el sentido de la descripción de la creación terminada de Dios, como "buena en gran manera".

Si el diluvio sólo afectó a la zona de Mesopotamia, como dicen algunos, ¿por qué Noé tuvo que construir un Arca? Él simplemente podría haber viajado hacia las montañas de otros lugares, escapándose así de la inundación. Pero lo más importante, es que debemos considerar que si el diluvio fue local, entonces las personas que vivían en las cercanías del área afectada por el diluvio no se habrían visto afectadas, escapando del juicio de Dios sobre el pecado.

Adicionalmente, Jesús creyó que el diluvio mató a todas las personas que no estuvieron en el Arca ¿Qué otra cosa podría pensar Cristo, cuando comparó el juicio que viene sobre el mundo, con el juicio sobre todos los hombres de los días de Noé? (Mateo 24:37-39).

En 2. Pedro 3, el próximo juicio por medio del fuego, se asemeja al primer juicio por medio del agua en el diluvio de Noé. Si uno cree que hubo un juicio parcial en los días de Noé, por ende tiene que creer que el juicio por venir también es parcial.

Pero si el diluvio sólo fue local, ¿cómo es que las aguas pudieron subir 20 pies (6 m.) por encima de las montañas? (Génesis 7:20) El agua busca su propio nivel, por lo que no podría llegar a cubrir solamente unas montañas locales, dejando intacto al resto del mundo.

Incluso lo que ahora es el monte Everest, estuvo alguna vez cubierto con agua y después fue elevado. [13] Si alzáramos las cuencas oceánicas y aplanáramos las montañas, hay suficiente agua para cubrir a toda la tierra con un nivel de 1,7 millas (2,7 km). [14] También es importante destacar que con la nivelación de los océanos y de las montañas, el Arca no tendría por qué haber estado por encima de la altura actual del monte Everest, por lo tanto no eran necesarias tales cosas como las máscaras de oxígeno.

Hay más. Si el diluvio fue una inundación local, entonces Dios ya habría roto repetidamente su promesa de no enviar otra vez un diluvio. Dios puso al arco iris en el cielo, como un pacto de Dios con el hombre y los animales, de que nunca se repetiría tal evento. En los últimos tiempos han habido enormes inundaciones locales (por ejemplo, en Bangladesh), pero nunca ha habido otro diluvio universal que haya matado a toda la vida en la tierra.

¿Dónde Está la Evidencia Terrestre del Diluvio de Noé?

“Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (2. Pedro 3:5-6).

La evidencia del Diluvio de Noé se puede ver por toda la tierra, desde los fondos marinos hasta las cimas de las montañas. Ya sea que usted viaje en carro, en tren o en avión, los rasgos físicos de la superficie de la tierra claramente indican un pasado catastrófico, con cañones y cráteres, yacimientos de carbón y cavernas. Algunas capas de estratos se extienden a través de los continentes, revelando los efectos de una enorme catástrofe.

La corteza terrestre tiene grandes cantidades de rocas sedimentarias en capas de a veces ¡millas (kilómetros) de profundidad! Estas capas de arena, tierra y materiales –en su mayoría establecidas por el agua– alguna vez fueron blandos como el barro, pero ahora son piedra dura. En estas capas sedimentarias se encuentran encerradas miles de millones de criaturas muertas (fósiles de plantas y animales) que fueron sepultadas con gran rapidez. Estás pruebas están ante nuestros ojos en todas las partes de la tierra.

¿Dónde Está Actualmente el Arca de Noé?

“Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat” (Génesis 8:4).

El Arca se detuvo en unas montañas. El antiguo nombre de estas montañas puede referirse a varias áreas del Medio Oriente, tales como el Monte Ararat en Turquía, o a otras cadenas montañosas de los países vecinos.

El Monte Ararat en Turquía, ha atraído la mayor atención ya que tiene hielo permanente, y algunas personas reportan haber visto el Arca. Muchas expediciones han ido allí a buscar el Arca. No hay ninguna prueba concluyente de la supervivencia y ubicación del Arca, aunque después de todo, esta reposó sobre las montañas hace unos 4.500 años atrás. También podría fácilmente haberse deteriorado o destruido, o haber sido utilizada como madera aserrada por Noé y sus descendientes.

Sin embargo algunos científicos y estudiosos de la Biblia creen que el Arca pudo ser preservada, quizás para ser dada a conocer providencialmente en un momento futuro como un recordatorio del juicio del pasado y del juicio venidero, aunque lo mismo podría decirse de otras cosas como el Arca del Pacto u otros íconos bíblicos. Jesús dijo: "Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos" (Lucas 16:31).

Es poco probable que el Arca haya sobrevivido sin la intervención sobrenatural, pero de todos modos la Escritura no ha prometido que ésta sea hallada en un tiempo futuro. Sin embargo, es una buena idea comprobar si todavía existe.

¿Por qué Dios Destruyó a la Tierra que Él Había Hecho?

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal... Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6:5, 8).

Estos versículos hablan por sí mismos. Cada ser humano que estaba sobre la faz de la tierra había dado lugar a la maldad en su corazón, pero Noé debido a su justicia delante de Dios, se salvó de aquel juicio junto con su esposa, sus hijos y las esposas de sus hijos. Como resultado de la maldad del hombre, Dios envió un juicio sobre toda la humanidad. La destrucción fue pavorosa, pero ninguno de los hombres que estaban vivos era sin excusa.

Dios también usó el diluvio para separar y purificar a los que creyeron en Él, de los que no lo hicieron. A lo largo de la historia y por toda la Biblia, este ciclo ha ocurrido vez tras vez: separación, purificación, juicio y redención.

Sin Dios y sin un verdadero conocimiento y comprensión de la Escritura, la cual proporciona la verdadera historia del mundo, el hombre está condenado a repetir los mismos errores una y otra vez.

¿Cómo se Parece Cristo al Arca?

“Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido” (Mateo 18:11).

Como Hijo de Dios, el Señor Jesucristo es como el Arca de Noé. Jesús vino a buscar y a salvar a los perdidos. Así como Noé y su familia fueron salvados por el Arca siendo rescatados por Dios de las aguas del diluvio, cualquier persona que crea en Jesús como su Señor y Salvador será salvo del juicio que viene sobre la humanidad, y será rescatado por Dios del fuego que destruirá a la tierra en los últimos días (2. Pedro 3:7).

Para salvarse, Noé y su familia tuvieron que entrar por la única puerta que tenía el Arca, y el Señor cerró la puerta detrás de ellos (Génesis 7:16). Así que si nosotros también queremos ser salvos, y no estar eternamente separados de Dios, tenemos que pasar por una "puerta". Jesús, el Hijo de Dios, Dios manifestado en carne, entró en la historia para pagar por el castigo de nuestro pecado de rebelión. Jesús dijo: "Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos" (Juan 10:9).

Referencias

[1] El codo se define como la longitud medida desde el codo hasta la punta de los dedos. Los codos antiguos variaron desde 17.5 pulgadas (45 cm.) hasta 22 pulgadas (56 cm.). Los tamaños más largos dominan a las más importantes construcciones antiguas. Si se toma el mayor valor, entonces el Arca tendría 168 m. de largo, 28 m. de ancho y 16,8 m. de alto. A pesar de ello, incluso un codo conservador de 18 pulgadas (46 cm.), describirá al Arca de Noé como un navío de tamaño considerable (es decir de 138 m. de largo, 23 m. de ancho y de 13,8 m. de alto).
[2] Para las pruebas, consulte al Dr. Donald Chittick, “El Rompecabezas del Hombre Antiguo”, Creation Compass, Newberg, Oregon, 1998. Este libro trae datos que prueban la inteligencia del hombre en las primeras civilizaciones post-diluvio.
[3] Para una evidencia notable de que los dinosaurios vivieron hasta tiempos relativamente recientes, véase el artículo:
"¿Qué la Pasó Realmente a los Dinosaurios?"
http://unicodios.blogspot.com/2012/03/que-le-paso-realmente-los-dinosaurios.html
Lea también:
“El Gran Misterio de los Dinosaurios Resuelto”, New Leaf Press, Green Forest, Arkansas, 2000.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Great-Dinosaur-Mystery-Solved-The,4481,224.aspx
También puede visitar:
http://www.answersingenesis.org/get-answers/topic/dinosaurs
[4] John Woodmorappe, “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad”, Instituto de Investigación de la Creación, Santee, California, 2003.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Noahs-Ark-A-Feasibility-Study,4605,354.aspx
[5] Aquí hay un ejemplo: En la actualidad existen más de 200 razas diferentes de perros, desde el caniche miniatura hasta el San Bernardo, todas las cuales han descendido de una "clase" de perro  original (al igual que el lobo, el dingo, etc.). Otros muchos tipos de animales –la especie gato, la especie caballo, la especie vaca, etc.– de modo natural así como por la crianza selectiva, también han logrado la maravillosa variación en las especies que tenemos hoy en día. ¡Dios "programó" esta variedad en el código genético de todos los tipos de animales, incluso de la humanidad! Dios también hizo imposible que los diversos "tipos" de animales pudieran criar y reproducirse entre sí. Por ejemplo, los gatos y los perros no pueden reproducirse para hacer un nuevo tipo de criatura. Esto es por diseño de Dios, y es un hecho que hace que la evolución de las especies sea imposible.
[6] John Woodmorappe, “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad”, 16.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Noahs-Ark-A-Feasibility-Study,4605,354.aspx
[7] Para leer un estudio profundo sobre esta investigación, vea “El Arca de Noé: Un Estudio de Factibilidad” de John Woodmorappe. (Ver referencia No. 5)
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Noahs-Ark-A-Feasibility-Study,4605,354.aspx
[8] Hong, et al., “Investigación Sobre Seguridad del Arca de Noé en una Ruta Marítima”, TJ 8 (1):26-36, abril de 1994.
www.answersingenesis.org/tj/v8/i1/noah.asp
[9] Seok Won Hong, Saludos cordiales del Director General de MOERI (antiguo KRISO), Director General de MOERI/KORDI,
http://www.moeri.re.kr/eng/about/about.htm
[10] Para un estudio más profundo sobre este tema, por favor vea Nozomi Osanai, “Una Comparación de Confiabilidad Científica, Un Estudio Comparativo de los Relatos del Diluvio en el Poema de Gilgamesh y el Génesis”
http://www.answersingenesis.org/articles/csgeg/introduction
[11] Ver el Capítulo 14 de “Las Catastróficas Placas Tectónicas” por el Dr. Andrew Snelling, para más detalles sobre este asunto.
[12] Para hallar pruebas de que la tierra no tiene millones de años, lea “La Tierra Joven” escrito por el Dr. John Morris y “Miles … no Millones” escrito por el Dr. Don DeYoung.
http://www.answersingenesis.org/PublicStore/product/Thousands-Not-Billions,4563,224.aspx
Ver también
http://www.answersingenesis.org/get-answers/topic/young-age-evidence
[13] El monte Everest tiene más de 5 millas (8 km.) de altura. Entonces, ¿cómo podría el diluvio haber cubierto "todas las montañas bajo el cielo"? Antes del diluvio, las montañas no eran tan altas. Las montañas de hoy, se formaron sólo hacia el final y después del diluvio, debido a la colisión de las placas tectónicas y el empuje asociado a estas. En apoyo de esto, las capas que forman las partes superiores de monte Everest, están compuestas por fosilíferos, depositados por el agua encamada. Para más información, véase el capítulo 14 de “Las Catastróficas Placas Tectónicas”.
[14] AR Wallace, “El Lugar del Hombre en el Universo”, McClure, Phillips & Co, New York, 1903, 225-226;
www.wku.edu/~smithch/wallace/S728-3.htm

viernes, 16 de marzo de 2012

La Señal del Espíritu Santo

Por Hernán Silguero. © Todos los derechos reservados.
Usado en este blog, con permiso.


“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre...hablarán nuevas lenguas” (Marcos 16:17).

“Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos...” (1 Corintios 14:22).

En el Nuevo Testamento encontramos el primer derramamiento del Espíritu Santo y el testimonio de este maravilloso hecho fue que aparecieron lenguas como de fuego asentándose sobre cada uno de los ciento veinte que se encontraban en el Aposento Alto. "Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen" (Hechos 2:3-4). Este no fue el único testimonio. No solo en el día de Pentecostés, los creyentes hablaron en lenguas cuando recibieron el bautismo del Espíritu Santo, sino que cada vez que el Nuevo Testamento menciona el recibimiento del Espíritu Santo, siempre va acompañado del hablar en lenguas.

Los profetas del Antiguo Testamento hablaron acerca de la venida del Espíritu Santo y la confirmación de hablar en lenguas. Isaías escribió: "Porque en lengua de tartamudos, y en lengua extraña hablará (Dios) a este pueblo" (Isaías 28:11).

Según el Nuevo Testamento, danzar, correr, saltar y otras manifestaciones similares, no son la señal de recibir el Espíritu Santo. Bíblicamente, la única señal fue el hablar en lenguas. Las expresiones de danzar, correr, etc., son producidas por el efecto de la palabra predicada o por el gozo que resulta de la adoración y la alabanza en el culto, pues "En su presencia hay plenitud de gozo" (Salmos 16:11).

Es como alguien dijo al testificar acerca del bautismo del Espíritu Santo: "Fue como si un gran pozo se reventara dentro de mi ser, y torrentes de alabanzas salieron de mi boca; alabanzas al Señor". Su corazón rebozaba de gozo y amor para el Señor Jesucristo.

En el libro de 1 de Corintios 13:8 dice: "y cesarán las lenguas". Este versículo ha sido mal interpretado y mal utilizado por muchas denominaciones para tratar de convencer a sus seguidores de que las lenguas se terminaron al finalizar el Nuevo Testamento. Pero este texto bíblico está en tiempo futuro. Aquí el apóstol Pablo no solo menciona las lenguas, sino también las profecías y la ciencia. En el verso 10 del mismo capítulo, Pablo escribió: "Mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará." Entonces no habrá necesidad de ciencia, ni de profecías, ni de lenguas. Mientras tanto, la iglesia necesita de todos los dones del Espíritu Santo (1 de Corintios 12:4-10).

Las Sagradas Escrituras no dan ninguna referencia de que las lenguas terminaron en el primer siglo. Las lenguas siguen siendo parte de la vida de la iglesia contemporánea y lo seguirán siendo hasta que Cristo venga. "Sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él" (1 de Juan 3:2). Cuando nosotros estemos ante la presencia de Cristo, ya no necesitaremos de la experiencia espiritual de esta vida. Solo entonces se acabaran las lenguas.

El propósito de Pablo al escribir el verso 8, era reafirmar a los creyentes que los dones espirituales estarían operando hasta este día (1 de Corintios 1:7-8).

Algunas personas piensan que Pablo está eliminando las lenguas en 1 de Corintios 14:13 donde dice: "el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla". Sin embargo, eso sería contradictorio con el versículo 18 del mismo capítulo, donde dice: "Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros." En el verso 6 también explica: "Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué aprovechará, si no os hablaré con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina."

Aquí Pablo está poniendo orden en el uso de las lenguas en el servicio, especialmente para predicar a los creyentes, pero en ninguna manera tuvo la intención de quitar las lenguas. En 1 de Corintios 14:39 leemos: "Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas."

Pablo anima a la iglesia a ejercitarse en los dones espirituales, incluyendo las lenguas y la interpretación de lenguas y da instrucciones acerca de cómo deben ser usados estos dones (1 de Corintios 14:26).

Él también escribió acerca del valor de las lenguas en la vida devocional del creyente (14:4).

Cuando la verdad bíblica cae en la negligencia y en la oscuridad, la gente busca explicaciones. Cuando las lenguas no son practicadas como parte de la doctrina fundamental de la iglesia de Jesucristo, la gente pregunta y critica erróneamente a los que sí las practican y las enseñan. Hay muchas personas que, aunque son sinceras en su forma de creer, le han dado un significado y una interpretación equivocada a ésta doctrina bíblica.

Pablo nunca se opuso a las lenguas. Al contrario, él habló en lenguas más que todos. Su punto de vista era que si alguno hablaba en lenguas públicamente en la iglesia, era necesario que hubiese un intérprete para que el oyente fuera instruido con el mensaje de Dios. Por eso él dijo: "Pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida" (1 de Corintios 14:19).

¿Por qué Dios escogió el hablar en lenguas como la evidencia inicial y física de recibir el Espíritu Santo? 

1. Dios es soberano; no tiene que explicar sus acciones. Por ejemplo, ¿por qué eligió la sangre para expiación del pecado?

2. El hablar en lenguas indica que algo pasó dentro del corazón. Una experiencia maravillosa como esta, demanda una manifestación externa igual de maravillosa.

3. Es el símbolo de que el Espíritu tiene control o que domina al individuo. La lengua es el miembro más rebelde del cuerpo, pues es el último miembro que se rinde al Espíritu Santo.

De acuerdo con el Nuevo Testamento podemos aprender que hay varios usos de las lenguas. Veamos cuales son algunos: 

1. Como la señal inicial de que un creyente ha recibido el bautismo del Espíritu Santo. (Hechos 2:4; 10:46; 19:6).

2. Como un don espiritual para la edificación de la iglesia cuando las lenguas son debidamente interpretadas. (1 de Corintios 12:10).

3. Como una señal para que el incrédulo crea. (1 de Corintios 14:22).

4. Como una provisión devocional para que el creyente pueda alabar y orar a Dios con plena libertad. (1 de Corintios 14:2, 4, 18). Las lenguas son un medio de comunicación entre el cristiano y su Señor. Pablo dice en Romanos 8:26, "El Espíritu mismo intercede por nosotros." Las lenguas deben ser parte de la oración del cristiano.

5. Como una marca de identificación del cristiano. Jesucristo, en Marcos 16, nos da una lista de las características que identifican a sus creyentes. Él dijo que los creyentes echarían fuera demonios, hablarían en lenguas, tendrían protección divina, pondrían sus manos sobre los enfermos y ellos sanarían. La marca de la Bestia va a ser para todos los enemigos del Señor, pero la marca del cristiano es hablar en lenguas. "Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre... hablarán nuevas lenguas." (Marco 16:17).

En todos estos casos se usan las lenguas con diferentes propósitos, pero en la misma naturaleza. Son las mismas lenguas. La falta de entendimiento en el uso de las lenguas es lo que confunde a muchos.

El propósito del don de lenguas y de interpretación de lenguas es para la edificación de la iglesia. (1 de Corintios 14:2-12). Cuando oramos en privado y hablamos en lenguas es ministrando por el Espíritu Santo. La limitación del intelecto humano es vencida por el infinito poder del Espíritu Santo que despierta a nuestro espíritu para que adoremos y alabemos a Dios en otras lenguas.

Hay muchos que dicen que no es necesario recibir el Espíritu Santo, porque según ellos miles de personas han vivido santamente sin hablar en lenguas. No queremos ser jueces, pero sabemos esto: No debemos cambiar la Biblia por los hombres, pero sí debemos juzgar a los hombres por la Biblia. La promesa es para nosotros hoy, si queremos aceptarla.

jueves, 15 de marzo de 2012

El Bautismo en Agua

Por Juan Ríos Reyes. © Todos los derechos reservados.
Usado en este blog, con permiso.

“Entonces les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. (Lucas 24:45-47). 


A. EL BAUTISMO EN AGUA

Si una persona reconoce que es pecador y se arrepiente de sus pecados, entonces está calificada para ser bautizada.

1.-La Importancia del Bautismo. 

- El que no creyere en Jesús, será condenado. (Marcos 16.16)
- Dios lo exige para ser salvo. (Hechos 22.16)
- Es para que procedamos al arrepentimiento y perdón de pecados. (Lucas 24.47)
- Segundo paso del plan de salvación. (Hechos 2.38)
- Simbolizado desde el antiguo Testamento por la fuente de bronce. (Éxodo 30.20-21)
- Representa la muerte al pecado y el nacimiento de una nueva criatura. (Romanos 6.1-4, Juan 3.3-5)

2.- ¿Cuál es la Forma de ser Bautizado?

¡Si el bautismo es importante, la forma resulta ser también importante!

Bautismo se deriva del griego baptizo que significa sumergir o meter en el agua, lavar en el agua.

- La Biblia dice que es por inmersión, ser sumergido (a) en su totalidad en el agua. (Mateo 3.16)
- Sumergidos en muchas aguas. (Juan 3.23)
- Descender al agua. (Hechos 8.38-39)
- Sepultados y cubiertos en su totalidad. (Romanos 6.4, Colosenses 2.12)

Por eso el candidato al ser bautizado, será sumergido como un símbolo de la sepultura.

3.- ¡Los Niños no se Bautizan! 

-Un niño no es bautizado, sólo se le presenta ante la congregación. (Lucas 18.15-17). Debemos ser como niños, nosotros los adultos debemos nacer de nuevo. (Juan 3.3-5).

-Para que alguien se bautice, necesita:
• Creer (Marcos 16.16, Hechos 8.36-37, Hechos 16.30-34)
• Arrepentirse (Hechos 2.37-38, Lucas 3.8)
• Ser discípulo (Mateo 28.19, Hechos 16.32)

Un niño no puede hacer esto por eso no puede ser bautizado.


B. LA FÓRMULA BAUTISMAL 

Si el bautismo es importante, con mayor razón la fórmula debe ser importante. A continuación confirmaremos la fórmula correcta del bautismo.

1.- La Biblia Dice que es en el Nombre de Jesús: 

- Solo hay un nombre en el cual el hombre puede ser salvo y la Biblia dice que es el nombre de Jesucristo. (Hechos 4.11-12)
- Solo hay un Dios y la Biblia dice que este Dios es Jesús, entonces el bautismo es en el nombre de este Dios. (Romanos 10.13)
- Mateo 28.19 es el mandamiento y Hechos 2.38 es el cumplimiento.
- El nombre del único Dios que es Padre es Jesús (Isaías 9.6). El nombre del único Dios que se manifestó como Hijo es Jesús (Mateo 1.21), el Nombre del único Dios que es el Espíritu Santo es Jesús (2 Corintios 3.17)
- Debemos bautizarnos en el nombre del que fue crucificado por los pecados del mundo. (1 Corintios 1.12-13)
- La Biblia dice que todo lo que hagamos debe ser hecho en su nombre, y por supuesto en esto también entra el bautismo (Colosenses 3.17)
- La Biblia enseña la gran importancia que hay por invocar su nombre (Mateo 28.19, Marcos 16.17-18, Lucas 24.47, Hechos 10.43, 1. Juan 2.12)
-Todos los bautismos registrados en la Biblia fueron administrados en el nombre del Señor Jesucristo:
• Hechos 2.38 …bautícese…en el nombre de Jesucristo
• Hechos 8.16 …bautizados en el nombre de Jesús
• Hechos 10.48 …bautizarles en el nombre del Señor Jesús
• Hechos 19. …bautizados en el nombre del Señor Jesús
• Hechos 22.16 …bautízate…invocando su nombre
• Gálatas 3.27 …bautizados en Cristo
• Romanos 6.3 …hemos sido bautizados en Cristo Jesús

2.-En el Bautismo hay Perdón de Pecados, porque se realiza en el Nombre del Señor Jesucristo, de lo Contrario no hay Perdón. 

- (Juan 20.31, Hebreos 9.22, 1 Pedro 3.21, Marcos 16.16, Hechos 2.38)

3.-Si Somos Bautizados en el Nombre de Jesucristo, Somos Sellados Como hijos de Dios. 

(Juan 1:12-13, Apocalipsis 22.4)


C. EXPLICACIÓN DE MATEO 28:19 

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19) 

Siendo que el bautismo bíblico es en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, es entonces necesario explicar por qué Mateo 28:19 dice en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

1.- ¡La Biblia no se Contradice!

- La Biblia es inspirada por Dios (2 Timoteo 3.16, 2 Pedro 1.21)
- Solo hay un bautismo (Efesios 4.5)
- Los judíos (Hechos 2.38), los samaritanos (Hechos 8.12-16) y los gentiles (Hechos 10.43-48), deben ser bautizados en el nombre del Señor Jesucristo.

2.-Analicemos Gramaticalmente Mateo 28.18-20

“Y Jesús se acercó y les hablo diciendo: toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. 

Observe las siguientes palabras: Jesús, les, me, el nombre, he, yo. Todas están en singular, es decir que se refieren a un solo individuo. Ahora bien, separemos en oraciones sin sacarlas de su contexto, y tratemos de encontrar el sujeto de cada una de ellas:

ORACIÓN
SUJETO
Jesús se acercó
Jesús
Les habló
Jesús
Me es dada en el cielo
Jesús
En el nombre [singular] del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo
Jesús
He mandado
Jesús
Yo estoy con vosotros
Jesús

Usted podrá notar que los artículos o los verbos nos indican claramente al sujeto, aunque no se pronuncie continuamente, en forma directa.

Entonces el nombre singular “del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” es Jesús. Como consecuencia, el bautismo debe de ser en el nombre de Jesús.

Por otro lado, usted podrá decir: ¿Entonces por qué el Señor no dijo: bautizándolos en mi nombre?

Recuerde que no era la única vez que el Señor se refería a sí mismo de manera indirecta:

A) Mateo 24.30….la señal del Hijo del Hombre
B) Más abajo,…verán al Hijo del Hombre
C) v.37…la venida del Hijo del Hombre
D) v.44…el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis
E) Mateo 25.13… no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Note usted que como era común en el vocabulario del Señor, cuando él usaba este tipo de expresiones no significaba que él no se refería a sí mismo, sino que simplemente mencionaba sus títulos.